lobeli
Comparta esta web en la Red Social de Google

Archivo para septiembre, 2011

 

Aunque sé que algún amigo dell'alma me va a querer matar antes de que acabe de leer este párrafo, me fascinan las chirigotas ilegales. Ni siquiera me molesta que las llamen así. O callejeras. Me parecen lo mejor del Carnaval, quizás lo único ya. Hasta las malas me producen una sensación de prodigio, de fortuna excepcional, ellos sueltan ese ingenio canalla y mestizo a medio metro de mi cara y mis orejas, yo recibo su artesano producto sin intermediarios ni rituales. Me gustan tanto que, como el cine, las novelas, me da absolutamente igual disfrutarlas solo durante horas. Todo ese prodigio se mantiene, en parte, cuando actúan en salas. Cada vez sucede más y me alegro. Esta noche pasará en el Barabass, como antes en Pay-Pay, Cambalache... Actúan Las Vocales (lo mejor que ha pasado en el Carnaval de Cádiz en los últimos tres años, para mi infundado gusto) y Las Niñas (cuya osadía en una fiesta tan machista como todas agradecerán las mujeres aficionadas de las próximas ...Continuar leyendo
Admito que iba predispuesto porque las tetas me gustan. Me dislocan, sí. Admitámoslo, en general, más allá de distinciones sentimentales, tamaños y tipologías. Así que ir a un sitio que se llama La Teta de Julieta pues, en principio, me agradaba sin saber la edad de la chica, si era la mítica veronesa shakespeariana o una chavala del Loreto. Una vez allí descubrí que es un multibar, uno de estos nombres moernos que se han inventado, como gastrobar. Imagino que quiere decir que es un bar que vale pa muchas cosas. Comer, cenar, tomar café, copas... O sea, lo que siempre se conoció como un bar. Eso sí, está en un lugar especial, en una casona que muchos conocimos de chicos cuando nos llevaban al médico, en la del Doctor Casanova. Es lo que era el Casanova, mira tú, de Pablo Grosso. Ahora creo que va a medias con el grupo Cueto (Barabass, Arsenio Manila, Nahu...) pero vamos, que básicamente me da igual. Fue una cena festiva, de un cumpleaños de una amiga bellísima en sentido ...Continuar leyendo
Qué me gusta aprender. Y qué fácil. Sólo con escuchar y leer. Josu manda este comentario y, como lo hace público, me permito colocarlo en la estantería más visible, que en esta tienda intercambiamos palabras y estas merecen estar bien a la vista. Toda una tesis doctoral sobre el café, con puyitas incluidas (dos para mí, pero hay más). Mil gracias por compartirlos, conocimiento y humor. Al grano. --------------------------------- “Me gustan los relojes de arena, los mapas, la tipografía del siglo XVII, las etimologías y el sabor del café” Jorge Luis Borges. A Juan Valdés. In Memoriam. Tras catar vuestro recomendado café en la Tetería de Mina, debo afirmar y afirmo que gocé de un excelente postgusto de veintidós minutos tras paladear un solo corto (dos dedos- horizontalmente colocados- claro) sin azúcar, también denominado “ristretto”. Como al soldado el valor, se les supone la marca que ostentan en el frontispicio del local, por duplicado, ...Continuar leyendo
Iba yo a meter dos o tres entradas y pamplinas anoche cuando, mira tú, pongo la tele y me quedo atrapado, inmóvil, sin capacidad de reacción. The Quiet Man. El Hombre Tranquilo (1952). Ya no pude dejar de verla, otra vez, de mirarla, de saborearla, de buscar nombres a esos colores imposibles de pastelería y oir el viento que le mueve la melena, sin apagar el incendio, a Maureen O'Hara. Y la carrera de caballos. Y la dote de ida y vuelta. La pelea. Michaelín. Sean Thorton. Homérico. Y Victor McLaglen. 'Epopéyico'. Viva Irlanda y viva la vida, que en esta película son lo mismo. Viva la madre que parió a John Ford y a todos los que participaron en esa monumental y conmovedora obra de arte. Hasta al que llevó los cafeles. Aquel país es, casi, tan precioso como aparece. O me lo pareció cuando lo conocí con ojos de adolescente, en 1982 y 1983. ¿Es la película más hermosa que han visto los tiempos? Yo dudo entre un sí rotundo y otro compartido con, apenas, media docena ...Continuar leyendo

Lo hemos hablado, hay salas nuevas, que han reconstruido el territorio comanche, gente que programa actuaciones, muchas y buenas, en Intramuros y Extramuros. Avante todas. 

Mi prima Tam-Tam, una de las mejores escritoras vivas en lengua gaditana, lo compila hoy. No te pierdas esto.

http://www.semanadelretinto.com/

Yo también quiero ser catalán. En esto, al menos.

Ojalá se extienda a toros embolados, embolats, de aquí, de allí y de las tierras medias, a los lanceados, a los toros ‘cotizados’ porque matan gente, a toros de cuerda…

Que no quiero, que no me gusta. Lo siento si ofendo a alguien. Uno de los argumentos sagrados es que muere gente en nombre de una tradición.

Que los animales mueran rápido y con fines alimenticios, como el resto de especies, que me encanta el rabo de toro, la carne al toro, pero como si fueran pollos. Nada de recrearnos ni de poner en peligro a personas.

Una de las cosas que más me gusta de Cadice es que no tenga plaza, ni apenas afición por más que digan veteranos historiadores.

Yo firmo esto que dice Fernando Santiago.

http://blogs.grupojoly.com/con-la-venia/2011/09/26/volem-antitaurinos/