lobeli
Comparta esta web en la Red Social de Google

Archivo para diciembre, 2011

 

Era de esos sitios de Cádiz en los que entraba con la escopeta cargada porque alguna vez me habían soltado alguna fresca como si yo les conociera de algo. Más allá de la actitud confianzuda, llanota y campechana (tres palabras la mar de peligrosas) que tanto me repele cuando me la imponen, he probado grandes cosas allí. Digamos que era uno de los sitios en los que la presunta "gracia de Cádiz" te la ponen sin que la pidas. Y claro, a los siesos raritos, eso nos incomoda. Con todo, admito que su tapeo casero y tradicional era excelso, brillante. Podían ponerlo bueno o mejor, según a quién, pero cuando querían, las recetas de siempre las servían mejor que los mejores, a la altura de cualquier barra de Cádiz y buena parte de la provincia. Dicho esto, Casa Castillo, en Zorrilla, cierra. Después de Reyes Magos, se acabó. Una de nuestras corresponsales infiltradas en locales y mostradores, llamémosle Alma, en nombre clave, lo ha confirmado con los mismísimos dueños. Lo ...Continuar leyendo
Un empresario hostelero de Cádiz me lo dijo en verano: "Este invierno vamos a ver cerrar más locales de los que podemos imaginar, la sangría va a ser brutal, la gente ya no puede resistir más la falta de clientes que se ve y que no se ha conocido nunca". El presidente de la patronal provincial, Antonio de María, me dijo algo parecido. Pero uno nunca sabe si es el llanto eterno de los empresarios y autónomos o si es verdad que viene el lobo. La verdad es que no lo sé, porque cierra un número elevadísimo de locales mientras que abre también una gran cantidad de sitios (imagino que por gente obligada al autoempleo). En cualquier caso, hagamos del correo que visitaba a la madre del soldado Ryan con el telegrama. Aquí va una primera entrega de los caídos. Hay más. Sunset Ibense Bornay se acabó. El miniVips de Cádiz, el gran local de los bajos del hotel Playa Victoria, con varios niveles, que me parecía un sitio impersonal, con todo lo bueno y lo malo que eso tiene, un ...Continuar leyendo
Una compañera de laburo, la simpar Laura Jurado Franco, firma un reportaje sobre la nueva cafetería-librería del centro, Alejandría, en Benjumeda con Sagasta, abierta desde el pasado jueves 22 de diciembre. ¿Quién carajo se lo habrá encargado? Ni idea. Como no me ha dado tiempo más que a asomarme ni tengo opinión, os digo que está ya en marcha y os pongo el enlace con un texto que lo cuenta, creo, casi todo. Me alegro de que la idea de La Clandestina (efecto sonoro de leve suspirito di amore) vaya calando y se extienda, que se reproduzca como un gremlim bajo la ducha. Ojalá. Que dure, que duren ambas, que las visitemos, que leamos, nos saludemos y tomemos café. Este local, imagino, tendrá su personalidad propia, otras características, para empezar, es mucho mayor, no sé si demasiado grande, con dos plantas y gran capacidad para actos, exposiciones, presentaciones, sala infantil... Me gusta que sea idea, apuesta, reto, aventura y atrevimiento de una joven ...Continuar leyendo
Tengo un recuerdo grabado, una coña, una frase deformada por los meses, de cada uno de los comentaristas habituales. De alguno recuerdo con sonrisa alguna bronquilla cachonda, una recomendación que seguí, un vino, un sitio, los asocio a un libro, a una canción, una película, a una fobia o una filia. De Gadita-na se me quedó que una vez contó aquí con dulce melancolía que su padre la llevaba de pequeña a tapear. Y que todo este juego de blog se lo recordaba. Ella conserva de aquellos días una memoria difusa y cálida, con nombres de sitios que cerraron y días de sol que nunca anochecerán. Eran paseos dominicales o festivos, ellos arreglados, en ese bello ritual que tienen algunos disfrutes frecuentes y urbanos. Síntomas de felicidad que sólo se aprecian una vez perdidos. Para ella, esos aperitivos siempre serán a la misma hora, con la misma luz y las frases intactas. Desde que escribió aquello, cuando me siento en algún sitio especial con mi hija (Sara, a 10 ...Continuar leyendo
Ya se sabe que la caridad es un ridículo consuelo ante la injusticia. En muchos de los actos de "beneficencia", los asistentes acuden más movidos por la vanidad y los intereses propios que por la causa que los genera. Pero, como pequeño complemento indirecto e imperfecto, la solidaridad tampoco estorba. El que quiera esta noche un tapeo navideño (tendréis hambre tras estos días de frugalidad y contención) puede darse una vuelta por el Arsenio Manila, en el Paseo Marítimo de Cádiz, bajo el edificio Europlaya, como a la altura del Carranza. Este martes 27 de diciembre, a las 21.30 horas. Es por una buena causa, por los chinorris que no tienen la suerte de quedar inundados de cajas el 6 de enero. Ofrece un tapeo, para disfrutarlo gratuitamente, sólo hay que ir con un juguete nuevo, a estrenar, bien envuelto, en perfecto estado, no me seas cutre, uno que te gustaría para tus hijos, sobrinos, hermanitos o nietos, y regalarlo, dejarlo allí. Organiza la Asociación de Reyes Magos, ...Continuar leyendo
Pensaba pasar la noche del sábado arrumbá en el sofá más mustia que Ninotchka, pero al final, y gracias a una llamada amiga, cambié a una rusa por otra, me decanté por la blanca, que inauguraba, junto a su amado tovarich, local en Cánovas del Castillo, donde antes estaba La Fama (grandes recuerdos de la infancia y de desayunos con el Gafa, mucho mejor que los diamantes, dónde va a parar).   La Rusa Blanca ofrece sabroso tapeillo soviético (para [email protected] [email protected], pues sí, hay ensaladilla rusa y filetitos rusos... no puedo confirmar la presencia de los míticos huevos a la moscovita) y una cerveza autóctona que tumbaría al mismísimo acorazado Potemkin. Dicho desde la admiración, que conste. Todo en un espacio absolutamente renovado (cuesta creer que allí estaba la antigua bodega), moderno, con detalles de la tierra de Olga (auténticos, nada de matrioshkas del chino) y buen gusto.   La inauguración estuvo concurrida, hasta el punto de que la gente sorteó el frío y se ...Continuar leyendo
Creía que ya estaba mayor y curtido para la emoción cándida. Que tanto descreimiento y pesimismo impedirían que confiara de nuevo en la especie, siquiera por estas fechas, que la palabra 'entrañable' provoca ya risa por su tópico uso excesivo, que el anuncio de Campofrío con Gila había agotado ya mis lágrimas y escasa capacidad para la empatía y el enternecimiento. Temía haberme convertido en un Mister Scrooch que confundiera con paparruchas cualquier deseo, cualquier gesto de inocencia y confianza en el ser humano. Pensaba que las felicitaciones de Navidad eran una pérdida de tiempo, un derroche de adjetivos estúpidos, un paripé gastado que parece ser tan inamovible como nuestra falta de solidaridad el resto del año. Creía que los christmas eran una formalidad vacía, ya lleguen en sobre cerrado o por pantalla de ordenador. Consideraba que lo había visto todo en materia de buenas intenciones y ya no cabe esperarlas, que ni el Rey se creerá este año lo que diga ...Continuar leyendo