lobeli
Comparta esta web en la Red Social de Google

Archivo para diciembre, 2012

 

Ahora que ya os han felicitado todos, llego más tarde que el último. Para reiterar y redundar, pura pesadez, porque no cabe añadir. Que los mejores deseos, salud y serenidad, amor y vida, en estos días y siempre. Para este año, entero. Me largo a la Sierra (Madre) unos días con The Chinorris. A una casita en la que me han dicho que no hay cobertura pero sí cobertor. No tendré conexión ni cacharritos. Ergo: me tomo un ciberdescanso. El día 1 me toca laburo así que ya estaré dando la tabarra. Os pego una foto que me envió mi amiga Sara Kant que resume bien. Es el arbolito de Navidad más hermoso que he visto en mucho tiempo. Lleno de letras. Ojalá que os desborden las palabras que escribir, leer, comentar y escuchar. En papel, en pantallas de cine y diminutas, en conversaciones, sobre todo, con o sin teclado, como quieras pero en la compañía elegida. Si estamos todo el año cruzándolas, jugando con ellas, será buen síntoma. Será que hay ánimo y el ...Continuar leyendo
Me dicen dos amigos que soy muy cateto, de terruño, que me faltan tiempo y ganas para recorrer sitios de la Bahía y la provincia, que siempre hablo de lo mismo, que Cádiz-Cádiz es mu chico y no da para tanto comentario. Como sé que tienen razón en darme la carga, como es verdad que me faltan amplitud de miras y recorridos más largos, tengo que agarrarme a cualquier argumento para defenderme en vano. Y un regalo inesperado me permite responderles con un bofetón sin manos. Ahí lo llevas ¿Que no hablo nada más que de sitios de aquí? pues mira: recetario de los mejores platos de la cocina tradicional de Guinea Ecuatorial. Están ilustrados en una preciosa y peculiar edición que Fernando Santiago tuvo el detalle de traerme de un reciente viaje por allí. Es una bella curiosidad o una curiosa belleza que ya es particularidad y lujo en mi pequeña colección de cosas del comer y del viajar. Aunque me va a costar encontrar ingredientes como carne de antílope o verduras como ...Continuar leyendo

Aunque en el derbi local de empanadas soy acérrimo y radical ‘hidalguista’, le reconozco la expansión, el empeño comercial, el esmero en el servicio al otro equipo que pugna por el liderato, el de Antonia Butrón.

Al margen de preferencias, recetas, surtidos y productos, su atención al detalle en lo tocante con la atención al cliente es ejemplar. Ojalá cundiera en el comercio de Cádiz, en hostelería, alimentación o cualquier otro sector.

Esta sencilla ternura de vídeo de felicitación navideña, gentileza de la gentil Ana, es una pequeña prueba más.

Sin parecer atleta ni lucir hedonismo, tiene la espalda triangular y metálica de las mujeres que han nadado mucho. Podría ser todo lo bella que quisiera pero Ana está trabajando. Pelo recogido, roete bien arriba, toalla o bermudas de discreción natural y bañador deportivo obligatorio. Gesto militar, que las confianzas y el halago fácil nunca llevaron al otro lado de ningún mar. Recibe a un grupo tras otro, con poco descanso, mucho calor y cachorros que cargan con las blanduras que les inculcan sus padres, también mimados. A todos atiende igual, sin distingos, sin respiro, con despiadada ternura. Algún gesto cariñoso aislado, leve, breve, bien repartido, rotatorio. Uno, a la semana, sólo para uno. Saludo mínimo. Mensaje rápido, claro, gesticulado. Haremos esto, así. ¿Está claro? Quiero que os mováis así, y cuidado con hacerlo de aquella forma. Palmada ensordecedora y al agua los patos que ni siquiera aspiran a cisnes. Luego, a la banda de la piscina media del Ciudad ...Continuar leyendo
O no me gustó que lo estuviera y ahora corra el riesgo de no estarlo. Yo deseo algo permanente, estable, suave pero constante que intensidad y duración son incompatibles. Sin mogollones pero con frecuentes clientes leales por placer. Creo que no es tendencia pasajera, ni barrio gay, ni novelería. Creo que es uno de los lugares más hermosos de Cádiz (y hay unos cuantos), creo que tiene muchos locales, que unos nos gustarán mucho y otros nada, que a veces nos atrae más la programación y otras veces menos, pero es un lugar mágico y precioso, con unos cuantos empresarios que, acierten o no, siempre lo intentan, perseveran y percuten, como los buenos tres-cuartos de rugby. Lo pienso a riesgo de equivocarme y sin ser amigo de ninguno. Acuérdate, valóralo al menos. ...Continuar leyendo

¡Ar!

Tenía entre mis primeros compañeros de trabajo a varios fanáticos de la publicidad. Hablaban de anuncios de tele, de campañas fotográficas, con la persistencia y el entusiasmo que ahora empleamos en hablar de series, películas o novelas. Las despedazaban y las analizaban como forenses buscando un sentido en cada fotograma, en cada palabra. Las clasificaban constantemente entre las tres, las cinco, las diez mejores. Eran los tiempos de la ONCE, de La Casera, cuando los Mad Men llegaban a España, como todo entonces, con 20 años de retraso. Decían mis colegas y compañeros de estudios, esa pequeña tribu algo rarita y hoy en altísimos cargos de los medios españoles, que la publicidad adelantaba por dónde iban a ir las cosas, cómo seríamos, cómo éramos sin saberlo. Si tenían razón, ahora deben de estar desolados. La publicidad, como cada sector de esta nuestra patria, está en plena decadencia. La campaña radiofónica de Caja Rural aconsejando a los clientes que no confíen ...Continuar leyendo