lobeli
Comparta esta web en la Red Social de Google

Archivo para mayo, 2013

 

Ruego encarecidamente a mis compañeras de trabajo -especialmente a la más siniestra, con ese esqueleto y esa musculatura larga, de mediofondista- que medias de rejilla, no. Paso por expedientes, despidos, sanciones, futuros inciertos, recortes… Pero las medias de rejilla son incompatibles con el sosiego.

Por favor.

Que estamos trabajando en un periódico, que es cosa muy seria ejercer como servicio público (risas) ante los ciudadanos que confían su juicio crítico, parte de su relación con el mundo (pitorrisas ya) a la plural, honesta, sagrada y diversa (fractura de miembro por carcajada severa crónica) visión del mundo que les aportan los medios.

Hay que concentrarse en la misión, sin remisión ni concesión a la imaginación.

Véase con humor, léase como broma, per favore, no se trata de acusar a nadie de nada. Dicho lo cual, me he partido esta mañana. No sé si tiene muchos meses el vídeo porque esto de internet miente bastante. Ves algo y te parece nuevo porque se te había pasado sólo a ti, cuando todos los demás lo vieron antes de que Petete mandara el libro a la imprenta. Además están los trucos de edición, igual el silencio no duró tanto, ni fue tal, pero con las imágenes se puede hacer cualquier cosa... Ya se sabe. Me he tirado. Todos nos hemos visto en esta. Ante popá, ante momá, ante la novia, el esposo, la mujer, el amigo que inquiere. Llega la pregunta inesperada y dudas. Y ya está, estás muerto. Porque hay silencios ensordecedores que te dibujan la culpabilidad en la cara, que te cuelgan gesto de reo aunque no hayas hecho nada. El que te mira se imagina ya tus huellas dactilares en el carrito del helado y no encuentras las palabras, ninguna, para decir que está equivocado. ...Continuar leyendo
A ver, que se nos amontona el curro. Curioseos y cotilleos asín para noveleros contumaces como the menda. .- Me dice El Gran Antoniodlr, y no me ha engañado en 67 años de amistad que llevamos, que abre un nuevo bar de tapas en la plazuela de Abreu (esa en escalera y cuestabajo, o arriba, según te pongas) que une Campo del Sur y Callejones de Cardoso, lleno de locales. Estaría donde El Dorado, un restaurante peculiar, en el que disfruté alguna vez por tener cuatro cartas distintas de diferentes nacionalidades (marroquí, peruana, colombiana...). Ofrecía algo que era difícil de encontrar por aquí, sin lujo pero con exotismo y cierta autenticidad modesta. Ponían una traicionera y exquisita sangría de tequila (vaya papa que llevé a tu casa, Mardá) que siempre recordaré por un vahido que me dio (la ensaladilla, omá, que me ha sentao fatal, me excusé luego sin el menor éxito). Pues ese sitio ha tirado la toalla, como tantos, debido a la dimisión en bloque de la clientela. ...Continuar leyendo

Todavía debemos de tener guardadas las de este invierno.

Todo es cogerlas, sacarlas, adobarlas, ‘marcarlas’ (no digan los partidarios que no aprovecho ‘Masterchef’ para ampliar vocabulario gastronómico) y emplatar (joé, me salgo).

Si es que Cádiz siempre está a la vanguardia. Vino, atún, algas, garum, sal… Y ahora esto.

Siempre en el lugar adecuado en el momento oportuno.

P.S: Se recomienda maridaje con Vinho Verde para respetar el origen de las que tenemos en la despensa.

Para los afortunados que aún pueden hacer planes de este tipo.

Para los pacientes que aún quieren hacer planes de este tipo.

Gran enlace, con otros enlaces prácticos e interesantes.

Por acabar con el fútbol, que ya no nos dará conversación hasta lo menos octubre (el año que viene toca Mundial, estrenaré una frase que jamás escuchaste: cómo pasa el tiempo. Po cómo va a pasar, palante, güevo). Después del rato tan bueno que pasé ayer releyendo y editando la historia de Lucas Lobos (qué bueno era, el último bueno de veras por aquí, qué poco nos duró el brevísimo Mágico de los que tienen 10-15 años menos que yo), acabo con otro agradecimiento público y púbico. Es a él, discreto y tímido, así que no lo mentaré por si no lapetese. Pero que sepa que además de enviarme un regalo emocionante, me ha despertado la memoria. Me ha recordado la de horas, durante meses, años, que pasé grabando con un vídeo resúmenes de fútbol, español o internacional, en Estudio Estadio, o en el primer Canal+. Milimétricamente, calculando los segundos de retraso que tenían los botones de rec, pause y play cuando les dabas. Porque entonces los mandos ...Continuar leyendo
Desde el respeto y el cariño (ese lugar misterioso desde el que ahora, por esas modas de las conversaciones, se dice lo peor. Cuando escuches la expresión: cuerpo a tierra) te digo que los rubios naturales envejecen peor. Mucho peor. Es una realidad, una verdad empírica. El hecho de que la mayoría de los que paramos por aquí seamos morenas (morenazas, incluso), castaños o así no ha influido en este profundo pronunciamiento que lleva meses carcomiéndome la conciencia. No hay demagogia ni populismo. Es que es assín. Aclaración: Nada que ver con el apellido, entre el que tengo grandes filias como Don Javier (moustache) o Ricky. P.S: El Rubio, por cierto, inolvidable personaje de una novela de Ferrán Torrent que me encantó hace años: 'La vida en el abismo'. La recuerdo setentera, amarga, sencilla, golfilla, machista, como la otra cara de 'Cuéntame'. ...Continuar leyendo