lobeli
Comparta esta web en la Red Social de Google

Archivo para octubre, 2013

 

Maridaje. Palabra técnica, de moda y curiosa, pero demasiado matrimonial, solemne. Por doquier aparecen maridajes o catas maridadas (vulgo: manduca con alpiste a compás, enchampelamiento de copa y plato, jueguito esnob como casi todos). Vienen días de recordar a los difuntos. Igual después te apetece celebrar que aún no lo eres. Sin sacar pecho. Es una situación temporal. Sea por sacarle la lengua a la guadaña, sea por celebrar la vida, quedan recomendados estos dos disfrutes entre otros mil posibles, gastro o non gastro. Adjunto los carteles de dos citas que me han llegado. Me gustan los sitios, los cocineros, los precios son razonables por celebrarse ambas citas antes del día 10 (luego serían estratosféricos, claro). Me encantaría ir. Pero no iré. Otro aliciente para que vayas. No tendrás que saludarme ni evitarme.                 ...Continuar leyendo

Así se titula esta foto. Me ha salido al paso en una revista para fotógrafos profesionales.

Tiene al menos un año pero me asaltó ahora. Apetece. Asoma el primer frío.

La autoría es de Dhikena. Qué pena.

Hay miles de concursos de cocina, así que imagino que la originalidad es fundamental para distinguirlos. Me ha hecho gracia éste.

Lo convoca Granja Santa Ana. Todos los datos están en el cartel (doble clic y se agranda).

Si eres finalista, meten tu tapa en la carta con tu firma durante un mes y te invitan a una convidá. Si ganas, a mesimantel.

Yo no trabajo lo que viene a ser la creación, sólo la consumición, pero si eres cocinillas, igual te interesa. Suena bien.

Me carga hablar por teléfono. Siempre me pasó. Hay gente a la que le gusta. Prefiero las llamadas breves que contienen información directa: "Menganito te está buscando". "Déjame una página para lo de San Fernando". "La niña está mejor, no tiene fiebre". "Sube pan". Transmitido eso, no hay más que hablar. Respeto a los que disfrutan con el largo teleintercambio de divagaciones, circunloquios, desahogos, sentimientos y pareceres. Me gustaría que ellos respetaran también que yo prefiera otras vías. Charlar mientras paseo, callar con cara larga o escribir, por ejemplo, métodos igualmente válidos que a otros les espantarán. Pero como todo gusto, tiene contradicción y excepción. Pese a la alergia al auricular, con un amigo de la infancia sí me divierte, interesa y anima. Trabaja para una multinacional de esas (omitamos el sector) y hace años que vive convencido de que le graban cada conversación. Hablamos de una a tres veces por semana. Por la constancia y la firmeza ...Continuar leyendo
Hace unos dos o tres años, me dijeron que en este edificio iría un hotel y restaurante inspirado en la Roma Imperial, con termas, varias plantas y una terraza maravillosa arriba, desde la que se vería el Atlántico por un hueco que da al Campo del Sur. Está frente a la Catedral Vieja, junto a la Casa del Obispo, a pocos metros de Entrecatedrales y el Teatro Romano, en un lugar tan maravilloso que da al Callejón de los Piratas. Me lo creí. Lo publiqué. Creo. Hace unos días pasé por allí y lo vi así. Entendí el error. Qué crédulo. Finalmente, ni rastro de legiones, SPA, SPQR ni emperadores. Creo que el proyecto se ha quedado en casa del terror que se inaugurará un Halloween cualquiera. El realismo es impactante. Da miedo. Sobre todo porque refleja, modo prístino, el estado de varios cientos de fincas de Cádiz, camino del primer cuarto del siglo XXI. Son las que se quedaron fuera de la rehabilitación cuando todo iba mejor. Las que se quedan fuera de la ...Continuar leyendo

¿Es cierto esto? Vaya palo.

Un histórico, con muchas historias que contar, quiero decir. Sigue abierta la terraza, la que da a Canalejas.

Con subidas y bajadas, con fanes y alérgicos, se va una referencia absoluta en el paisaje de una esquina clave de San Francisco, Nueva y Cristóbal Colón.

Un saludo a la familia Álvarez Calzado, especialmente al benjamín, Arturo, al que más afecto y confianza le tengo.

Disculpa que arrime el ascua a mi caballa. Es cosa de mi empresa, le conviene que funcione. Y ya puestos, a mi nómina le conviene que mi empresa funcione. Digo yo. Advertido esto, me parece una gran oferta. Tanto, que te la cuento con la condición de que me dejes dos cajas o podría llegar a cagarme in to. Ibargüen a 2,5 la botteglia. La caja de seis a 15 lerus. La mitad de lo que suele costar en tienda. Don't fuck me. Te aviso porque me parece gran plan para tener un vinito apañado para Navidad, por ejemplo. Y es uno de los tintos de Cádiz que cada vez están más ricos, cada vez compiten mejor con cualquiera. Al principio, algunos me costaron pero últimamente, cada vez que pruebo uno me alegro más que la vez anterior. Me pasó, y a WiFi, con este Ibargüen, con su sedoso rollo Cabernet-Syrah, lejos del Tempranillo y Curro Jiménez. Nos pasó con Samaruco en el sarao chipendilerendi de Royalty. Por no hablar de otros tres o cuatro. Los tintos de Cádiz me gustan ...Continuar leyendo