lobeli
Comparta esta web en la Red Social de Google

Archivo para mayo, 2014

 

Con todos los cacharros que me pone Jesusito Chispa en los controles del blogrhfs, parece que vas en una nave espacial. Te da números, indicadores y porcentajes de todo (sale cuantos mensajes ha mandado cada sobrenombre y todo, os tengo controlados). Pues en uno de los ventanucos cibernéticos del siglo XXXIII dice que la de ayer, esa tan larga (qué raro) de las novedades primaverales era la entrada, la pieza, número mil de esta pitágora. Mil entradas en 32 meses (empecé éste nuevo en septiembre de 2011 tras un barbechito de medio año). Mil entradas entre 32 meses sale a 31,25 al mes. Es decir, justo una cada día de estos dos años y medio largos. No está mal la producción. Hasta Standard&Poor's, hasta JP Morgan y su propia hermana Lina le darían el visto bueno. A la vejez me ha dado por ser constante para porfiar con los que me critican con más razón. Como cantaban Los Ronaldos, ha sido "porque nos gusta y porque nos divierte". Los almanaques, hasta las horas, ...Continuar leyendo
El ritmo de cierres y aperturas arrecia, aprieta. No me apetece seguirlo al día. Si acaso, al mes, al trimestre. La burbuja crece y crece. Cada vez más vueltas, a más velocidad. Llevo un tiempo a la espera de que recupere la razón pero nada. El carrusel de saludos y despedidas mantiene el vértigo fruto de la desesperación. Emprendedores por cojones, por falta de alternativa. Autónomos sin elección. Cuando sale bien, las menos, alivio. Cuando sale mal, provoca tristeza. Te ves en el mismo pellejo cualquier día. Como cliente esporádico da pereza contemplarlo. Apenas tengo ganas de conocer nada de lo nuevo porque me parece forzado casi todo. Aunque me he llevado dos alegrías, la verdad es que tiendo a esperar, a que baje la marea rauda. Ya habrá tiempo. Han abierto muchas cosas, han cerrado y reabierto en similar número, se anuncian muchas más. Unas pocas, a ver. .- El Viajero, el bar con varios ambientes y niveles allí en el Paseo Marítimo abre sucursal en el centro. ...Continuar leyendo
Es la de caracoles y se acerca la de melones. No sé si os habréis enterado, porque apenas se habla, pero también creo que es la temporada del atún. Sin embargo, me ha sorprendido una nueva. Una infrecuente en los últimos decenios. Creo, con la bocachica, que estamos en plena campaña de amabilidad. Me lo ha parecido. Esto siempre funciona por sensaciones, por coincidencias y porcentajes. En el lugar más amable del mundo (el pueblo donde estaba 'La casa de la pradera' debe de ser) algún sieso manío habrá. En el lugar con más desconfiados y falsos del planeta (no sé si será Cádiz o sólo está entre los finalistas) hay cordiales y educados de veras, di cuore. Vale, ya se sabe, que es generalizar y especular, que es circunstancial, pero en las últimas semanas, a mí que me paso la vida dando las gracias como un tic nervioso, me ha dado la sensación de que me las devolvían, que me saludan al entrar en cualquier sitio (albricias), que sonríen al entablar el primer ...Continuar leyendo
Cariño mío (todavía puedo llamarte así): Ya sé que no es la mejor vía para aclarar nuestras dolorosas, siderales, distancias, más que diferencias. Ya sé que parece que aireamos nuestras intimidades, que nos exponemos ambos a la burla pero si me atrevo a ponerlas aquí es porque sé que a otros, a otras, les viene a pasar igual. Que pueden aliviarnos con alguna opinión. Acompañarnos en la pequeña pena, siquiera. Te quise desde que te vi, allá por 1981, una tarde de primavera por cursi que suene, por mucho que recuerde a pasodoble de Martínez Ares. Así fue. Y será. Esa tarde no cambiará. Y si lo hace, será siempre a mejor, la muy embustera. Me lo enseñaste todo, me diste energía, risa, excusas para todo, ganas de todo y placer en formas que ni conocía. Los mosqueos parecían una pausa para disfrutar más el próximo encuentro, un impulso para saborear mejor la siguente alegría. Será que el amor es una exageración de las diferencias. Yo santifiqué las ...Continuar leyendo
Mientras empieza la campaña electoral de las europeas, que es la que os interesa, que os tiene arrebatados de interés, emoción e incertidumbre (lo sé) yo continúo con otra, con la propia, con la entrega de placas de corcho y cachondeo a bares, tabernas y tugurios de amigos y/o profesionales que me hacen feliz con sus vituallas y su compaña (lamentablemente ocasional, en ambos casos). Hace unos días le tocó la entrega a Vinos y Tapas Sur, como atestigua la foto. La entrega se produjo durante una ceremonia que contó con espectaculares actuaciones de estrellas internacionales y un montaje audiovisual acojonante que resultó impactante, electrizante para los espectadores, como puede comprobarse en el júbilo incontenible del señor al fondo de la barra. Están pendientes de entrega las de Arohaz (Zahora) y Valvatida (Vejer). Si nadie pide ninguna más (siempre desde un local que me guste o alguien a título particular si le amo) creo que acaba la campaña. La mía. ...Continuar leyendo
Si placentero resultó el camino, el destino se reveló un descubrimiento. Difícil de creer para mí, sorprendente porque cuando visitas un lugar ya rodeado de halagos, precedido de prejuicios partidarios, cuando te han hablado tanto y tan bien, lo común es el chasco, al menos parcial, lo frecuente es moderar la euforia y la satisfacción, el "sí pero...". Pues no fue el caso. Quizás por euforia. El paseo, la primavera enseñándote las cachas, susurrándote que pases, que no vas a pagar (siempre anima) y mordiéndose el labio de abajo como si te tuviera ganas.   Quizás fue llegar el primero y ver la terraza preparada con primor en auténtico Cinemascope Universal Pictures (adjunto affoto) lo que predispuso al goce integral e ininterrumpido. La Breña comparte con el otro local hermano, el de Zahora, la base de ser un chalé grande y magníficamente acondicionado como hotelito. Acogedoras zonas comunes, inteligentes, justas, una cocina espléndida y rigurosa (con un ...Continuar leyendo

no ha sucedido nada realmente significativo en el mundo.

Creo que tampoco antes. Ni después.

21614862

 

 

 

 

veronica_echegui