lobeli
Comparta esta web en la Red Social de Google

Archivo para mayo, 2015

 

Si yo tuviera un blog de bares, si los bares fueran algo que merece un blog, hablaría de una taberna que me encontré el jueves, uno de aquellos ultramarinos y ultramontanos. Tiene un nombre tirando a feo (con carta en cuatro idiomas, eso sí) y está arriba de una escalera. Me asombró su salón interior, un reservado con perfume clandestino que parece intacto desde los años 50, con un falso techo bajo y oscuridad, humedad, que intimida. El suelo es puro. Es un cuadrado claustrofóbico, que parece inventado para el pecado y el delito, para la confesión, la canalla y la farra de pocos. Para llegar a esa salita umbría, es preciso invadir la intimidad del sitio. Para llegar hay que atravesar por detrás de la barra, por la parte reservada a los trabajadores. El local cambió de propiedad hace unos cinco meses y ahora es, aún más, indescriptible. Barra ancha como pista de mármol para aviones de juguete. Otra auxiliar con barriles, medias puertas falsas de cristales opacos, ...Continuar leyendo