lobeli
Comparta esta web en la Red Social de Google

Archivo para diciembre, 2016

 

Podría ser el nombre, para mí, de esta web/tienda/marca/franquicia.

Aún estás a tiempo.

Mi escritor favorito, ese gilipollas

Si alguien se te presenta como el mayor amante apasionado de algo, de lo que sea, como un humilde artista itinerante o un gastrósofo, como un creador artesano, quizás como pensador a tiempo parcial o como alma compleja, entonces, tienes que salir corriendo, correr y correr, mucho, sin parar, hasta casa, encerrarte y atrancar la puerta con el ropero aquel de la abuela que brillaba tan raro y tenía tiradores como aldabones de castillo escocés. Si alguien se presenta así por las buenas como divulgador gastronómico, como asesor de comunicación de lo que fuere, si se presenta como director de algo en Inglés aunque sabes que no dirige a nadie ni a nadie... Si alguien se te presenta como sea, de cualquier manera, tienes que salir corriendo y no mirar atrás, galopar, galopar, quemar cualquier puente, incluso el segundo que está casi nuevo, sin estrenar, para que no pueda volver a acercarse nunca y jamás. Para evitar a estos especímenes mientras vamos a la carrera -a refugiarnos ...Continuar leyendo
Tampoco hay que ponerse así, que a mí me apetece tanto alguna novedad novelera como alguna tradición tradicional, con la misma periodicidad. En realidad, los buenos inventores no hacen más que versionar costumbres. Apetecen muchos los sitios de aspecto cuidado y aspiraciones renovadas, incluso con su cuota de pamplinas para pamplinosos. También hay mucho de postureo y novelería en los que proclaman que sólo pisan ventas y que un plato sin fritada de papas es una gilipollez. Conviene huir de los extremismos, de poses y, sobre todo, aceptar que conviene variar para no aburrirnos. Nadie aguanta langosta ni cincojota tres veces al día durante un mes. Puedo dar fe, lo he probado muchas veces. Ni tampoco  vivir a base de emulsiones hidrogenadas desconstruidas y flambeada como la cara de Trumb degustadas entre palés. De giros, de cambios, de ciclos, de tiempos estamos hechos todos. Lo crónico, no mola. Sin médicos de por medio, tampoco. Pero hoy toca ensalzar tascas, guichis, ...Continuar leyendo
Gracias, pero muchas, al amable anónimo que me puso en la pista y a Big Tubi que me terminó de orientar. El viejo blog El Obélix de San Félix sobrevive en una asombrosa página con millones de archivos de seguridad. Alguien lo borró sin consultar, unos americanos lo custodiaron sin avisar. La verdad es que los contenidos me han parecido muy perecederos, extemporáneos: opiniones de bares que ya no existen, halagos a sitios que ahora me parecen un horror (o un error, ir), convocatorias de catas, inauguraciones... Pero me alegra mucho tenerlo a mano y a máquina. Fueron unos cuantos años de mucha diversión y amistad, que vienen a ser lo mismo. Mi primera colonia, mi primera canción, mi primer blog, chispas. Me regaló aquello a unos cuantos seresumanos que todavía me acompañan. Santa Paciencia la suya. Iré viendo qué entradas se pueden recuperar. Esta nésdota pacogandiana, por ejemplo. Por cierto, que www.archive.org igual os sirve para muchas cosas útiles, que os ...Continuar leyendo