L´Obeli (pero llámame Lovely). Bares y restaurantes.

enero 4, 2013

Adoro la correspondencia erótica

Entiendo que puede ser peligroso, indiscreto. Admito que puede dar disgustos, causar bochorno, salir del control privado, el único ámbito en el que tiene sentido, que está expuesto a traiciones y mezquinos ajustes de cuentas. Que se mandan en lo mejor del querer y se quedan ahí, luego, reconvertidos en armas arrojadizas, disponibles para cuando salga lo peor de nosotros o a la mano de indeseables terceros.

Recuerdo el linchamiento a la concejala aquella del pueblo de Toledo, que resume todo lo dicho aquí mejor que cualquier palabra.

Entendido, tiene riesgos. Pero adoro la correspondencia erótica, sea cibernética o convencional, en sobre de lengüetazo y en SMS, el intercambio de palabras o imágenes consentidas y deseadas, brillantes como la piel tensa, atropelladas más que pensadas.

Sé que es muy personal, muy íntimo, espero que ella, temida y odiada, deseada y repulsiva (un beso desde aquí A. T.) no se me enfade pero es que quiero compartir la emoción que me late en el peccio. Volvió a suceder.

Vibra el móvil. Ves el aviso, el globito. Hay un mensaje. Uno más, crees. Pero no. De repente, en milésimas se dispara el proceso. Ves el remitente y aparece la taquicardia incontrolable. Lo abres y cada palabra acelera las pulsaciones y la respiración. Antes de terminar la frase ya no tienes frío aunque sea enero, ya te ves derrochando unos minutos de gusto, ya te aprieta el pantalón y el cuello de la camisa. Ya estás pensando en salir corriendo al encuentro de la promesa escrita.

Lo digo por si quieres mandarme algo alguna vez.

 ¡¡¡Tú no, cohone, le digo a ella!!!

Bajo la foto (que es falsa, que me la he encontrado en gugle y la he elegido por la hucha de cerdito, tan simbólica… En lo demás, ni me he fijado) os reproduzco, literal, sin una coma cambiada, íntegro, el mensaje que recibí esta mañana.

Y en estos días. A ver si no es para que se te ponga todo como la pértiga de Sergei Bubka.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 “Se ha ordenado el pago de su devolución del Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas correspondiente al ejercicio 2011”.  Agencia Tributaria

Leave a Comment

5 Comments to “Adoro la correspondencia erótica”