lobeli
Comparta esta web en la Red Social de Google

Hay pizarras de bares que merecerían estar en museos. Hay letras escritas con tiza, en Sopranis, que te enamoran de la autora.

Pero este cuadro, con sus tapas, sus platos y su didáctica explicación de las partes del atún o el método de captura tiene un añadido. Encierra un premio. El último plato que aparece, el de abajo del todo, el de la “esferificación”, es el elegido como el mejor de la Ruta del Atún de Conil.

Es, la pizarra, el plato y todo, del bar-restaurante La Almazara, de mi primitarmana Juani Amaya y su txorbo et maromo.

Quede constancia del galardón, del reconocimiento, de lo bien que se tapea, de lo bien elegidos que están los colores y lo bien que escriben en tal sitio.

Si Renoir hubiera tenido una tasca, no le habría quedado mejor.