lobeli
Comparta esta web en la Red Social de Google
Pase lo que pase esta noche, te suban la falda o se bajen los pantalones. Digan lo que digan en el Norte, rumien lo que duele los del Sur. Siempre quieren irse, estar solos, los que consideran un lastre a los que somos peores, más pobres, más torpes. Los tarados siempre quieren ser considerados "uno más", "como todos los demás". Los dotados de autoestima colectiva, los pudientes, siempre dicen para disculparse "que son diferentes" porque les da cosa declararse lo que creen: mejores. Pasa aquí y allí, en cada sitio pero cuando consigan volar libres (o imaginarlo porque el cielo está cerrado y sólo vuelan billetes sin patria) descubrirán que la torpeza y la pobreza viajaba con ellos. Estrenarán otro sur al que culpar. Pobre Tarraco, que luego será la niña en casa. Acusada de todo. Pobre Roma, insultada como la nueva Nápoles. En realidad ellos hablan de petróleo, de industrias, yo te digo de besos cortos, de oro negro, de artesanía. Pase lo que pase, ahora ...Continuar leyendo
El artista gaditano José Alberto López publica, junto a Paco Mármol, creo, la revista digital 'Cromomagazine' (la ves entera pinchando aquí si tienes Facebook). Cada número está dedicado a un color. El juego consiste en que alguien haga un texto sobre una obra gráfica, una fotografía, pintura o diseño en el que predomina ese tono. Me invitó a participar y no supe negarme. Me tocó una foto de Paloma Navarés ('Casa Cuna') que me parece inquietante, brillante y sádica. (Disfruté mucho varios textos de la última revista, especialmente los de Paco Leal, Salud Botaro e India, los recomiendo completamente del todo. Aunque no soy objetivo ni neutral. Nunca lo consigo, ya hable de bares, letras, películas, canciones o vinos. O los que lo hacen son amigos o me gustaría que lo fueran cuando pruebo lo que hacen). Mi aportación fue este texto d'abajo, lo que cuelga. Me conformaría con no haberle estropeado la imagen a la autora. --------------------------------------------- Será ...Continuar leyendo
Repetitiva y machacona. Pedante y engolada. Grandilocuente. Soberbia. Tiesa, envarada. Canoniza la frivolidad. Pretenciosa, creída, cargante y recargada. Hasta repulsiva. Rompe las reglas tradicionales al contar una historia en cine. Quizás cuenta muchas, o todas, o ninguna. Puede que sea un monólogo, quizás un coro de personajes patéticos que canta desafinado hasta rayar las tripas. Me pareció radicalmente diferente aunque dicen que es un remedo de 'La dolce vita' con colorines. Puede que sea producto para gafapastas, para personas que aspiran a ser complicadas, profundos por vocación, para intelectuales de barrio, nostálgicos del cinefórum, culturetas irredentos y enterados sin respeto por la mente de enfrente. Tendrán razón sus oponentes, los que le digan, dijeron, todo esto. Esos defectos que, más o menos, leí en su día convertidos en reproches críticos resultan posibles, probables, pero me ha fascinado. Me he caído al otro lado. Al de los adoradores ...Continuar leyendo
Es uno de los cocineros (pronúnciese sheeeeefffff) más celebrados de la provincia de Cadi. Incluso, de Andalucía toda. En unos meses ofrecerá el fruto de sus manos de prestidigitador de sabores, de su cabeza cachonda de niño inventor, en una barra de Cádiz Caspital. Es verdad que no será debut en la capital gaditana, será regreso. Esa barra con vistas, a la que se asocia, es una de las más conocidas del casco antiguo, con fermosa historia proletaria, con abolengo costumbrista. Creo que el local conservará su nombre. Le tendrá como invitado, tendrá sus platos como atracción y añadido. Los habitantes de Arizona serán los más beneficiados. Lo tendrán al ladito. Trapos. Siempre salen ganando. No puedo dar nombres ni detalles porque un hacker de la gran puta me tiene amenazado. Es capaz de meterse aquí con las manos amarradas a la espalda (tecleando con la nariz) y borrar esta entrada o destruir el blorfhsgs para siempre. Pero estoy jartito de enterarme ...Continuar leyendo
Me niego a ponerle lianas a los piojos. Ya tengo una capacidad asombrosa para inhibir la lujuria en los demás. Pero las gafas con cuerdas son una frontera, un símbolo de decadencia, que conviene mantener lejos. Hasta ahí no se puede caer pero qué alternativa queda ¿carísimas gafas nuevas? ¿eso sopera? Que vaya al oftalmólogo dirás. Ya. Pero también me da miedo. Como el dentista, como el de cabecera. Todos. Sin gafas, ni un carajo grande a más de metrimedio. Con gafas, imposible definir nada pequeño a menos de mediometro. Mister Magoo viene a ser un halcón a mi verita. Sólo tengo el consuelo de los cretinos. Montse Petit Poison también sufre un ataque de presbicia galopante. Vista cansada. De ver lo mismo, será. Necesitará nuevas cosas que mirar, otro mar, otra carne, otras piedras y ya se afilará. ¿Cómo se llaman los que sufren presbicia? ¿Presbíteros? Pues por nivel "susantidad" vamos algunos ya. ...Continuar leyendo
Es gran noticia que la madera buena se reproduzca, que hunda sus raíces en la tierra por aquí para que salgan por allí, en la otra parte de la pelota. En Australia, digo. Una semana plagada de buenas nuevas, aunque con una pena enorme, irreparable. Plagada de alegrías y alivios, pero con ese dolor incurable y universal que recuerda lo inevitable, que refuerza la necesidad de celebrar, de vivir. Con todo, la dicha, picha, es la que merecen las chicas guapas por dentro. Redonda, pintiparada, como el anuncio de la vida nueva en los antípodas (siempre escribimos 'las' antípodas pero ahora dicen que está mal). Dirá Darwin lo que quiera pero la elegancia y la belleza, la prestancia, la apostura, son hereditarias, quizás el swing también, así que sólo cabe esperar que nazca allá por primavera un pequeño marsupial distinguido, saltarín, golfo, golfero, golfista, fuerte y refinado, como sus abuelos maternos. De todas las felicitaciones, vaya la mayor para Mrs. Niven, ...Continuar leyendo