lobeli
Comparta esta web en la Red Social de Google

que hago, no me ha quedado mal dertodo ¿Lo vendo o lo regalo?

IMG_3587

Iglesias que estás en los cielos, esos que se conquistan: Ante tu cercano advenimiento, ante la inevitable llegada de tu aurífera figura caminando sobre las aguas (ya te imagino por mitad de la bocana del muelle, sobre el oleaje suave, camino de la Puerta del Mar, abierta, con los cantiles atestados de una fina masa enfervorecida) quiero añadir mi lista de peticiones y deseos a las de todos los solicitantes. Quiero ser un coletófilo, un greñómano más. Confío como todos en que la densidad de tu verbo y tus crines traigan un nuevo amanecer que llene de luz las heces de la avaricia empresarial. Que derrita la podredumbre trilera de nuestros políticos. Que caliente hasta hacerlo hervir el desencanto de una ciudadanía asqueada ante la desigualdad dolosa y dolorosa, criminal y galopante. Todos confían en Iglesias y yo quiero ser uno más de los esperanzados. Los más reaccionarios, los fascistas que vivieron agazapados, disimulando, te atacan con saña y pánico. ...Continuar leyendo

Seguro que no, seguro que faltan.

Se agradecerá la ayuda, opinión o información, para dar con las ausentes de este listado.

No doy crédito. Es por venganza. Tampoco me los dan.

Mira esto, compare.

Lo que viene a ser una petxada de reir, porrita mía.

Al final, todas mis dudas, muchas, sobre el presidente del Gobierno han cuajado en una sola: ¿Existe?

De cabeza. A los pies. Dónde fueres y lo que vieres. Aprendí que se trata de lucir tobillo. Estuve, vi y volví. Me divertí hasta que se nos rompió el humor de tanto usarlo. Pero si hubiera otra este sábado, el mes que viene, ya no. Como curiosidad antropológica, como expedición extraterrestre, bien. Como placer real, es demasiado ajeno, lejano, inexplicable. Si aparcas la conciencia en buen sitio y te la respeta la grúa, vale. Pero vuelvo como de Plutón o Saturno aunque fueraVejer. O quizás, no. Igual lo soñé con la papa. No creo que lo sea ni que deba serlo. Ojalá que no. Era un mundo sin calcetines, aquí a la vera. Es el de esos, pocos, que festejan su fortuna temporal o familiar todas las semanas, el de esos que siempre dicen que se alegran de verse. La verdad es que se ven bien. Están junto a nosotros que carecemos. De vez en cuando hacen fiestas. Les gustan. Como a nosotros. Pero otras. Por un regate raro, allí me colé. En el sarao exquisito y esperado, ...Continuar leyendo