lobeli
Comparta esta web en la Red Social de Google
Si te sueltan un legítimo reproche por tu chapucera gestión, a resultas de tu crónica falta de ideas, por tus números asquerosos o tu hipócrita crítica sobre recortes en educación y sanidad, agarras la primera bandera que veas (en los edificios públicos suele haberlas) y te cubres con ella como si fueras un superhéroe de pega. Si te preguntan por la grosera fortuna de tu familia, por bolsas de dinero saliendo de ayuntamientos o paseando por Andorra, por un contables presos, por coches de lujo apilados, por si viste un Jaguar o un tigre en el garaje, por comisiones sin obreras, por decenas de amigos y familiares colocados, por el desvío sistemático del dinero de todos a los bolsillos de poquísimos pues buscas una bandera. La que sea. De Cataluña, de España o de Andalucía y te tapas. Hasta la cabeza. Cuando lluevan los huevos, mancharán la tela y podrás acusar a los lanzadores de mancillar una patria entera, la que sea. Si te gritan por un complot para exterminar a ...Continuar leyendo
"Vendrá Dios y nos sorprenderá reunidos" dejó dicho el amigo de un amigo para clamar contra esos eternos encuentros en despachos acristalados y cargados de vaho. Trataba de alertar contra esas citas formales, colectivas, alrededor de mesas ovaladas o rectangulares, pero siempre largas, con muchas sillas. Esas con violada hora de inicio y lejano punto final. Esas de las que los convocados se levantan como Usain Bolt cuando toma la salida. Con mucho ruido, también. Esas en las que nos pasamos una eternidad preparando lo que nunca será. Esos encuentros que consumen la mitad de la llamada (vaya contradicción) vida laboral. Como tú, he sufrido miles de ellas, millones de horas para decidir lo que ya estaba escrito. Para disfrazar el monólogo de diálogo. La orden, de pacto. Todas podrían haber quedado resumidas a unos pocos minutos. En esta declaración contra las reuniones, incluso las familiares, cabe la mejor réplica que nunca escuché en una: "Por favor, podemos ...Continuar leyendo
Aquí, a la diestra, aparece un ventanuco publicitario que yo no controlo. Sale aleatoriamente un anuncio con lo que a Google le salga del algoritmo. Acepté, claro, le vendí mi arma al diablo y, como era corta, de calibre tan escaso, como tenía y tiene pocas visitas, aún no me ha pagado el céntimo anual prometido a cambio. Digo yo que cuando lleve un siglo de atrasos, me soltará el leuro entero. La cosa es que el otro día, aparecía una foto de penes envueltos en gayumbos junto a una entrada sobre vida vegetariana. De lo más ordinario. Pacopini me advirtió. Gracias. Al día siguiente, se anunciaba una página de contactos de "chicas guapas en tu ciudad" junto a un texto que pretendía rasgarse las vestiduras contra el machismo imperante. Una lectora me hizo ver la incoherencia flagrante. Mis excusas. Para colmo, ahora me encuentro publicidad de "un centro de adelgazamiento". Esta tercera me parece ya el colmo de todas las ofensas, la última desconsideración imaginable, ...Continuar leyendo
Artículo publicado en La Voz el 21 de Febrero de 2015 El cuerpo del delito Asaltar el desprestigio de una mujer con la exposición de una foto que muestra su cuerpo desnudo apesta. Molesta comprobar la lentitud con la que progresa esa, digamos, mente que compartimos todos. Esa conciencia (o inconsciencia) colegiada. Lo despacio que avanza la lucha contra prejuicios y miedos. Hay poco por lo que extrañarse al ver lo zafio de la campaña, claro. Las sociedades de todos los rincones del mundo, incluso las que presumen de pujanza económica o cultural, dejan tres veces por semana una cagada machista que desconsuela al más optimista. Esta última se conoció un informe sobre las diferencias salariales entre hombres y mujeres en España. Persisten, crecen, no hay forma de que los dos géneros ganen lo mismo por idéntico trabajo. Es imposible imponer la sensatez, la obviedad. Incluso, se agranda la brecha a pesar de que, por primera vez en la historia de España, el número ...Continuar leyendo

No las veía iguales desde la última vez que te cené

IMG_3897

 

El bochorno de Chiclana, con el informe de aguas no potables oculto durante un año (lo de los pozos se sabe hace cuatro décadas) por los mismos vecinos que las padecen, con el Ayuntamiento mirando para otra parte por intereses partidistas, con ese escandaloso movimiento social convertido en partido influyente... En fin, de nuestra serie "Qué poco cambia todo pero siempre estamos con lo mismo. El siglo de la marmota en la tierra de la marmota" rescato de Google este desahogo que me gustó en su día. Es de un chaval que no sé yo por dónde andará ahora. Sabe Dior. Tiene el texto casi cinco años. Por poner en contexto, esa semana de aquel 2009 se manifestaron miles de vecinos de chalecitos de Chiclana para reclamar "soluciones" a sus problemas de servicios y suministros, que no pasaran por pagar una pasta, claro. Casi al mismo tiempo, en La Viña hubo que desalojar la enésima infravivienda podrida antes de que aplastara a sus pobres inquilinos acorralados, de corrala. Moraleja: ...Continuar leyendo