lobeli
Comparta esta web en la Red Social de Google
Queda inaugurada la cuadragésimonona edición del Campeonato Mundial de Chiste Fácil. Memorial 'Todos Tenemos Cuñado y más en Navidad'. Dos que van y dice uno... Un alemán, un inglés y un francés... Odio los chistes, el hecho de que me los cuenten. En grado de tentativa, incluso. Pero he aguantado tantos que puedo permitirme una venganza. Es que hacen hablar a los muertos. Hay cosas que son mortales. Llegas al trabajo y te encuentras un folleto (flyer, dicen ahora) que te invita a comer a diario en el Tanatorio de Cádiz, porque está abierto todos los días de (de 8 a 23.59 horas, que la defunción siempre tuvo horario amplio) para disfrutar allí de "desayuno, comida, merienda, menús y cena", sin especificar en este postrero caso si será la última. Entiendo que el muerto (Restaurante Zona Franca) al hoyo y el vivo (el Tanatorio, qué ironía) al bollo. Ofrecen precios "muy económicos" pero podrían permitirse subirlos porque en pocos sitios pierde tanto ...Continuar leyendo
Algunos amigos me han dicho, alguna vez, que debiera sacarle "rentabilidad" al blorgfhs. Me ha dado la impresión de que con esa palabra rara me estaban hablando de dinero. Entre que no sé cómo hacerlo y que creo que perdería toda la gracia como juego y afición particular, nunca me he puesto. Tiene un bloquecito de publicidad a la derecha, arriba, que funciona por clics. Google te paga según la gente que entre. El mecánico Jess me ha echado las cuentas y calcula que en lo que va de año (avanzadito ya) ha debido de producir la escandalera de unos diez céntimos. Total que ni sé, ni puedo ni, digo yo, quiero. Pero al ver este artículo, he pensado que estoy perdiendo el tiempo. Siquiera como tablón para contactar conmigo, puede servir esta página, para poner en contacto a oferta (la mía) y (risas) demanda. De todo se puede hablar. Menos planchar, que me enerva y a lo que me prestaría si la soldada fuera decente, para todo lo demás sirvo. Sin presumir, sin alardes, ...Continuar leyendo
A cinco porque ya estuve, por memoria sentimental, por puro placer, por serenidad. A los otros por curiosidad, por puro disfrute, por pura guapura y fotogenia. Hay más, faltan muchos. Otros diez, quizás veinte, pero a estos que he ido volvería. Y a los que no fui, iría. Contigo, claro. Conteniendo la respiración para disimular el jadeo perruno, ansioso, por la comida, por el vino, por el postre y, en realidad, únicamente, por ti. Sobremesa y dónde fuera. De los cinco que conozco, guardo recuerdo feliz de todos. Reincidiente hasta el vicio de Valvatida. Único y cariñoso de El Arriate. Satisfecho, vital y colaborador de Arsenio Manila. Caliente y lúdico, del Califa. Festivo, sabroso y acogedor de La Candela. A todos quiero volver y lo hago menos de lo que querría. Los otros, los descubriría todos mañana, de una tirada, contigo sólo y solo, haciendo como que te llevo pero corriendo detrás aunque vaya delante. Buscando el talle bajo la ropa sin que se me vea mirar. Esta ...Continuar leyendo
Recordatorio de que una copa de blanco, o tinto, convencional un día o dos a la semana no jode ninguna dieta sana, o insana pero hipocalórica. A partir de la tercera cada día, no hablamos. Recordatorio de que los vinos dulces de postre (tipo Oporto, Pedro Ximénez) son muy mal negocio para los que quieren alcanzar o mantener un peso concreto. Tampoco los dulces, sin vino, los masticables, lo fueron nunca. Obvio. Recordatorio de que tampoco es obligatorio beber vino, ni nada, y que el agua tiene cero calorías por litro. Incluso hay varios refrescos en el mercado (Coca-Cola Zero, La Casera...) con menos de tres calorías por litro. Otra cosa es las porquerías que tengan. O no. Recordatorio de que tampoco es obligatorio engordar ni adelgazar porque lo diga nadie que esté fuera del cuerpo y el cerebro implicados. Ni siquiera estos días tannentrañables. Recordatorio de que la actividad sexual, como la deportiva, contribuyen menos de lo que se cree a bajar peso y consumir calorías. Eso ...Continuar leyendo
Tengo pamí que los gallegos siempre se han sentido tan cómodos en Cádiz porque saben ver bajo la careta de plástico que también tenemos humedad en el esternón y la cabeza, la misma sombra entre las cejas. El Atlántico pega y deja marcas, parecidas allí y aquí. Otra cosa es que ellos se desahoguen para dentro, a base de silencio parlanchín y que nosotros usemos de parapeto una charla simpaticona que nunca dice nada. Con mucha luz o bajo nublado, las olas son parecidas y el horizonte, uno. Siempre pensando en salir y siempre queriendo volver. Siempre que he estado en Galicia (y en Portugal) me pareció que había algo familiar en el paisaje, en el cielo y hasta en la gente y los sitios. Aunque, por ser sincero, nunca supe qué carajo era. Pero lo que sea tiene que estar detrás de la gran tradición de gallegos en Cádiz, especialmente en lo de alimentación y hostelería. La comparten con genoveses y, sobre todo, cántabros pero los gallegos tienen lugar propio, de ...Continuar leyendo

De todos los, pocos, dolores que he conocido me quedo con ese ocasional de la parte inferior de la lengua. El de la membrana que la une con el suelo de la boca. Es el único que celebro y añoro, que disfruto y recuerdo.

De todos los, pocos, dolores que he conocido detesto el de oído. Tuve otitis cada verano de la infancia. Un médico se apiadó y tras recetarme bendito Nolotil (aunque tendría ocho años) me susurró al oído (al bueno): “Tú y yo sabemos que es mucho peor que el de muelas”.

Odiosos también los de cuello y espalda.

Pero qué sabré de dolores, de los sabrosos y los horrorosos.