lobeli
Comparta esta web en la Red Social de Google
Como dice el autor del jamón, la perfección conviene aderezarla entre poco y nada. Basta decir que se trata de una delicia de minicrónica gastronómica obra del delicioso Antoniodlr. Qué suerte tieneltío. 41 años. Y ella. Y yo. Y WiFi. No nos cansemos de celebrar. Qué leñe. Si puedes leer esto, si has podido encender el ordenador, ya tienes suerte. Piensa en los 20.000 millones de seres humanos que ya no pueden (¿cuánta gente se habrá muerto desde que se murió la primera persona?). Bueno, voy a coger la calculadora del móvil para tratar de hacer un cálculo. Mientras, al lío. Me ha mandado esto y se lo agradezco. Como tanto: Sonámbulo iría yo a ese restaurante después de los buenos recuerdos que aún perduran de un par de visitas a Valvatida. Tendré que buscar una excusa, porque ya salgo poco. Solo a golpe de excusa. Encontré una hace un par de domingos. Hacía 41 años que una niña de 16 años y un joven, con acné y melena, de 17 se conocieron. ...Continuar leyendo
No voy para viejo. Ya he llegado. Así que siento una irrefrenable y enfermiza atracción por las obras. También por los escaparates de las ferreterías (esos taladros, esas cafeteras italianas, los enchufes múltiples, las bombillas...). Hubo un tiempo en el que me atraían los anaqueles de las confiterías, de las librerías, las licorerías, las lencerías pero ahora son los cacharros, los objetos, las reformas. Nunca es triste la verdad... En este último apartado, el de reformas, hoy me encontré con un asombro completo. Paseaba, nada apuradillo, arrastrando el escroto, de hecho, disfrutando mis mañanas al sol, saboreando mi exilio laboral, cuando pasé por Candelaria. No pude reprimirme. Puse las dos manos cruzadas a la espalda, justo por encima del culo, eché el cuerpo para adelante y empecé a mirar levantando la barbilla, con aire de muy enterado. Entré en Sonámbulo, sólo dos pasos. Estaba abierto (aún sin actividad, pero abierto) y medio oscuro. Casi listo, ...Continuar leyendo
Por cuestiones de espacio, edición y mi maldita graforrea, no ha podido salir la versión completa del artículo de opinión publicado hoy en LA VOZ di Cadi. Aquí va. Por si alguien...   La noche más triste Esta noche, por anoche, podría escribir los versos más tristes, escribió Neruda un domingo de piñata. Porque el de ayer fue el atardecer más oscuro de todos. Y cuanta más luz antes, ya se sabe, más negrura cuando se va el sol. Por eso esta vez duele más. Ha sido el Carnaval más feliz, luminoso, alegre, completo y dicharachero de cuantos se recuerdan desde que se fundaron, hace un montón de tiempo, cuarenta días antes de la primera Cuaresma. A muchos nos queda la misma sensación que con la última Gran Regata. Que esta vez, los calificativos gozosos se merecen de veras, que su grandeza ha sido incomparable respecto a las ediciones precedentes. Todo ha sido diferente para bien. Esa magnitud celestial del éxtasis vivido en Cádiz no viene de los grandes ...Continuar leyendo
Por necesidades técnicas, puede que mañana no aparezca completo. Así que aquí va entero para quién esté interesado, que no creo. Yo no tenía ningún interés en opinar sobre algo que no me interesa pero de alguna forma hay que ganarse la vida. ----------------------------------------------------------- Quién de nosotros Los que tienen una preferencia, una afición cualquiera, la que sea, tienden a creer que todos la comparten. Como mínimo, que todos quisieran. De ahí, el entusiasmo por hablar de novedades, hallazgos y decepciones, alegrías y chascos. Es humano, es común, nos pasa a todos, con todo. Pero según se cumplen años y desengaños, resulta que cada cual asume sus limitaciones, su soledad. La afición al Carnaval del Falla (no confundir con afición al Carnaval) tiene una edad media muy baja. Es un sarampión juvenil, lejos del nivel de aburrimiento que supone el entendimiento. En su furor postadolescente (tengan 15 ó 65 años sus protagonistas) creen que ...Continuar leyendo
Conste que no le conozco pero tengo tres vínculos con él que provocan esa sonrisa mental, sin el menor gesto físico, que provocan los afectos compartidos: 1) Los dos tenemos la suerte de conocer a Rocío Vázquez. 2) Los dos tenemos la inmensa fortuna de habernos cruzado en la vida a José María Rondón León. 3) Los dos hemos ganado el mismo premio de relatos (el único para mí, él tiene una o dos jartás de galardones). Así que si alguien puede leer esto y, sobre todo, su novela por un simple recordatorio añadido, bien estaría. Con una sola persona que llegara a su libro por mí, ya estaría yo satisfecho. Con los tres lazos anudados me quedo en propiedad. Estoy dispuesto a compartirlos siempre que no me entere, que no lo vea. Hacedlo a mis espaldas curvas. ...Continuar leyendo
Arancha con Rencor (es su apodo en internet, que no una actitud o quizás las dos cosas) me telecuida con su sabia crueldad. Dice que este texto debiera ser una especie de lectura obligatoria para gaditanófilos y gaditanófobos en estos días. Y me pone el culo (o el ego, que huelen igual) inflado como los disfraces de la chirigota del Canijo, esos de foame. Para eso sirve internete, para hincharnos las venas. Dos, la de la vanidad o la de la ira. No sé si se refiere a llevarlo a los colegios. Espero que no. Bastante tengo con ser un pésimo ejemplo para dos niños. Ya me avergüenza bastante que ellos me vayan descubriendo costuras e incumplimientos, miserias y adicciones, las taras, melancolías y memeces en directo como para mostrárselas a sus amigos de clase en diferido. Mejor para unos pocos amigos adultos, si es que existen. Amigos, pocos. Y, entre ellos, adultos deben de ser los menos. Se acabó llamando 'Verbena' y le tengo cariño porque, gracias a un colegón llamado ...Continuar leyendo